Posts con el tag ‘Liderazgo y país’

Discursos que han hecho historia: “Ich bin ein Berliner”

Mañana viernes, 22 de noviembre de 2013, hará 50 años del asesinato de John F. Kennedy en Dallas (Texas). Su muerte violenta contribuyó a afianzar aún más la figura de un presidente convertido en mito ya durante su mandato.

Coincidiendo, pues, con el cincuenta aniversario de su muerte, la Cátedra os quiere ofrecer un artículo sobre uno de sus discursos más célebres, pronunciado en Berlín el 26 de junio de 1963: Ich bin ein Berliner. Este artículo se enmarca, una vez más, en la serie de textos que aparecieron en el diario Cinco Días durante los meses de julio y agosto de 2013 bajo el título de Discursos que han hecho historia.

Podéis leer el discurso completo aquí y a continuación encontraréis el artículo de Pau Mas, coordinador de la Cátedra Liderazgos de ESADE.

Vuestro destino es el nuestro, juntos ganaremos
Ich bin ein Berliner ha pasado a la historia como uno de los mejores y más citados discursos de John F. Kennedy, presidente de los Estados Unidos entre los años 1961 y 1963, cuando su mandato se vio truncado por su violento asesinato. El discurso fue pronunciado el 26 de junio de 1963, casi dos años después de la construcción del muro de Berlín, la expresión más vívida y trágica de la Guerra Fría. Éste dividiría la antigua capital alemana en dos partes durante casi 30 años y convertiría la parte occidental en un enclave de la República Federal Alemana en plena Deutsche Demokratische Republik (RDA en su acrónimo castellano), bajo dominio soviético desde la victoria aliada.

Tras el fin de la Segunda Guerra Mundial la unidad de las Fuerzas Aliadas rápidamente se desvaneció. Derrotados Hitler y el fascismo, la pugna entre capitalismo y comunismo recrudeció la lucha por el control geopolítico de Mitteleuropa, del que dependía la hegemonía y la supervivencia de ambos bloques. Nacía el Eisener Vorhang, el famoso Telón de Acero, frontera política, ideológica y física entre Europa Occidental y el bloque comunista, que reproduciría la Guerra Fría a escala meso (Alemania) y micro (Berlín). En Alemania, en Berlín, se jugaba una partida de alcance internacional, que puso a prueba la resistencia de EEUU en múltiples ocasiones. El bloqueo de Berlín (1948/49), el cierre de las fronteras entre las dos Alemanias decretado por la RDA (1952) o la construcción del muro (1961) son solo tres de los muchos momentos que exigieron compromiso, lealtad… y soluciones prácticas por parte de EEUU.

En 1963 Kennedy visitó un Berlín ya dividido. Berlín –desanimado, angustiado, exhausto- profirió una cálida bienvenida a un presidente carismático, que generaba grandes expectativas en EEUU. Célebres son sus discursos sobre la Nueva Frontera (1960) o sobre el objetivo de hacer llegar el hombre a la luna (1961). El discurso pronunciado en Berlín no defraudó, sedujo al pueblo berlinés y catapultó su liderazgo del ámbito nacional a la esfera internacional. El mensaje era: ante un muro infranqueable, puentes; ante el bloqueo, compromiso; ante el sometimiento, resistencia; ante la opresión, libertad.

De su discurso tiene especial trascendencia la breve frase Ich bin ein Berliner, pronunciada así, en alemán. Una frase corta, aparentemente sencilla, sin trascendencia. Sin embargo, se trata de una frase magistral, por sus múltiples significados ocultos, por su alto voltaje emocional y por su indudable intencionalidad: supo identificar el estado de ánimo de los berlineses, angustiados ante el recrudecimiento de las relaciones entre occidente y el bloque comunista (os entiendo, por esto estoy aquí); supo establecer un vínculo emocional con los berlineses (soy uno de los vuestros); supo canalizar sus ansias de libertad, vinculando el futuro de los berlineses al destino de los Estados Unidos y del mundo libre (no estáis solos, yo os acompaño); supo alinear a los berlineses con los intereses americanos en una causa común: la lucha por la libertad, la lucha contra el comunismo (tenemos un sueño común); y por encima de todo, supo atribuir sentido y propósito histórico a sus dificultades, a sus penurias y a sus sacrificios (vuestro destino es el nuestro, juntos ganaremos). Y todo ello condensado en una única frase, pronunciada en el lugar adecuado y en el momento adecuado. El mito estaba servido.

Pau Mas

(Artículo publicado en el diario Cinco Días, 29 de julio de 2013)

Dimensiones del liderazgo, Liderazgo político, Liderazgo, valores y calidad humana | , , , , , Deja un comentario Permalink

Discursos que han hecho historia: “El arma de la no violencia”

En este post os ofrecemos una nueva publicación de la serie Discursos que han hecho historia, aparecida en Cinco Días durante los meses de julio y agosto de 2013. Este artículo analiza el discurso que Mahatma Gandhi pronunció el 8 de agosto de 1948: El arma de la no violencia (Quit India Speech)

Podéis leer el discurso completo aquí y a continuación encontraréis el comentario de Àngel Castiñeira, director de la Cátedra de Liderazgos y profesor de ESADE.

LA ESTRATEGIA DEL LIDERAZGO NO VIOLENTO

El arma de la no violencia fue el discurso pronunciado por Gandhi el 7 de agosto de 1942 en el Congreso indio, en plena Segunda Guerra Mundial. Es un buen ejemplo del uso de la inteligencia contextual en el ejercicio del liderazgo y su lectura contribuye a rectificar la típica y errónea imagen visionaria del liderazgo de Gandhi. Este podía tener la cabeza en las nubes, pero los pies los tenía sin duda en el suelo.

Gandhi tenía presente, por un lado, la situación bélica mundial y los actores en juego, y era plenamente consciente de la delicadísima situación en la que se encontraba la parte británica. Contemplaba también, en segundo lugar, el contexto regional asiático en el que intervenían países como Rusia, China y sobre todo el belicoso Japón. Y, por último, mantenía su obsesión por la situación de su país, la India, cruzada en aquel año por dos lógicas conflictuales coetáneas, la interna (en la que luchaba desde hacía años por conseguir la independencia de su país) y la regional (en la que, con una clarividente visión histórica de las revoluciones, temía que, combatiendo y debilitando aún más a la Gran Bretaña, pudieran ser invadidos por Japón, pasando así del fuego a las brasas).

Gandhi era también consciente de que aquella era la mayor campaña de su vida, a la que había dedicado ya 22 años, y sabía también que la oportunidad que se le presentaba era única pero plagada de peligros. Asistía, pues, a la madre de todas las batallas. Cualquier movimiento en falso en la dirección de sus acciones podía ser fatal para su pueblo.

Con esta convicción, Gandhi se planteó dos únicos objetivos: la independencia de la India y el logro de la democracia como vía, esta última, de superación de la división religiosa entre hindúes y musulmanes que atravesaba a su país. Para conseguir estos objetivos, desarrolló una estrategia basada en dos elementos, provocar un cambio de mentalidad de su pueblo e impulsar a continuación su movilización total.

El primer factor era el más difícil ya que representaba un auténtico cambio de marco mental y axiológico basado en la vía de la no violencia como camino para superar el odio hacia los británicos. Gandhi pretendía desplazar esa energía negativa del pueblo indio contra los británicos para concentrarla en el rechazo al modelo imperialista de Gobierno. Su idea no era combatir personas sino ideologías esclavizadoras y modelos de dominio y sometimiento políticos. Ese cambio de marco mental lo asoció, por lo tanto, a un cambio de valores de la población: la firmeza, la valentía, la unidad. A sabiendas de que ese tipo de cambios eran lentos y costosos, mientras que el momento exigía aceleración, Gandhi evitó ganarse el nivel profundo de la convicción en sus seguidores. No les pidió un credo, sino el desarrollo de una estratagema militar (sí, ¡militar!), y para ello presentó la no violencia no como principio vital sino como un método útil. Su mensaje fue claro: lograremos nuestra libertad luchando unidos y eso no incluye el odio, sino el sacrificio y la fortaleza colectivos. La filosofía de fondo del mensaje de Gandhi era bien clara, el principio de la lucha y la auténtica ventaja del luchador residen en la propia fortaleza interna. Solo cuando el adversario descubre en su oponente esa determinación de ir hasta el final es cuando puede reconocer su victoria. Gandhi estaba emulando a Churchill en su particular combate contra Hitler.

El segundo motor del cambio, derivado del primero, fue la movilización de los seguidores. El liderazgo para ser efectivo, tiene que servir para remover conciencias pero también para remover cuerpos. La lectura del momento llevó a Gandhi a la exhortación de no quedarse quietos. Su estrategia, aunque parezca lo contrario, era militar. Supo conectar la guerra del mundo libre contra Alemania y Japón con la guerra por la libertad del pueblo indio. Y lo consiguió.

Àngel Castiñeira

(Articulo publicado en el diario Cinco Días, 8 de julio de 2013)

 

Dimensiones del liderazgo, La acción reflexiva del liderazgo, Liderazgo político, Liderazgo, valores y calidad humana | , , , , , , , , Deja un comentario Permalink

Educar en el liderazgo

Hoy os dejamos una publicación, presentada aquí en formato .pdf, sobre la educación en el liderazgo. La publicación reproduce la transcripción editada de una entrevista a Ángel Castiñeira, director de la Cátedra de Liderazgos de ESADE.

El libro ha sido editado por la Fundación Escolta Josep Carol y se presentó el 13 de junio de 2013 en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB).

La acción reflexiva del liderazgo, Liderazgo, valores y calidad humana | , , , , , , , Deja un comentario Permalink

VII Jornada de reflexión y debate en Sant Benet (y 17)

Este es el último post del ciclo de ponencias de la VII Jornada de reflexión y debate en Sant Benet.

 Hoy, pues, os ofrecemos la conferencia de clausura de F. Xavier Mena, en entonces conseller del Departament d’Empresa i Ocupació de la Generalitat de Catalunya. Una vez más, podéis seguir el vídeo en ESADE.tv o en la propia web de la Cátedra.

Liderazgo adaptativo, Liderazgo empresarial, Liderazgo en el sector público, Liderazgo, valores y calidad humana | , , , , , , , , , , Deja un comentario Permalink