Posts con el tag ‘Creatividad e innovación’

VII Jornada de reflexión y debate en Sant Benet (3): Bailando con lobos

Hace poco comentábamos aquí que estamos siendo transformados por la crisis. Pero este enunciado se convierte también en una pregunta para todos nosotros: ¿Somos sujetos activos o pasivos de dicha transformación? Decidir si queremos ser sujetos activos o pasivos requiere que dejemos de hablar solo en tercera persona y pasemos a hablar también en primera persona. Que dejemos de hablar solo el lenguaje del observador y pasemos a hablar (y a actuar) también desde nuestra propia implicación.

Se atribuye a Einstein la siguiente afirmación: un problema no puede ser resuelto en el mismo nivel de conciencia en el que fue creado. De la misma manera, la crisis no se puede afrontar ni resolver bien si nos mantenemos en el mismo nivel de conciencia en la que fue creada. Porque la transformación que está generando la crisis nos interpela también sobre nuestro nivel de conciencia personal y colectiva; sobre nuestros valores, nuestras motivaciones y nuestras prioridades, y sobre nuestras intenciones y nuestros propósitos. La crisis no es algo que está “ahí fuera” y hemos de manejar. En un mundo interdependiente nadie está ahí fuera, todos formamos parte del problema que se nos plantea y del reto que hemos de resolver.

cc judo_dad1953

Transformados por la crisis significa, pues, que la pregunta no es tan solo qué hay que cambiar, sino también qué hemos de cambiar y quiénes hemos de cambiar. Porque no hay nada más lamentable que determinadas retóricas generalistas sobre la necesidad y la gestión del cambio en las que el supuesto implícito es que deben cambiar todos y todo menos quienes pretenden teorizar o gestionar el cambio. Nosotros formamos parte de la definición del problema, y no lo solucionaremos solo a base de conocimiento experto. Algunas dimensiones de los problemas que afrontamos no se pueden eliminar, porque van con nosotros, forman parte de la condición humana. Afrontamos problemas, pues, cuya solución requiere que nos solucionemos también a nosotros mismos.

En todo proceso de crisis ─que siempre conlleva una pérdida y la necesidad de elaborar el duelo─ se dan diversas etapas: primero, la negación (no hay para tanto; pronto pasará; no puede ser verdad…); después, la ira (¿dónde están los culpables?; nos atacan; ¿por qué me hacen esto?; ¿qué nos puede pasar?; van a por nosotros; son ganas de hacer daño…); seguidamente, una mezcla de negociación y componenda (algún retoque habrá que hacer; con alguien habrá que pactar…); tras lo cual llega la depresión o el catastrofismo (no hay manera; es muy difícil; de esta no salgo…), y finalmente llega la aceptación: la asunción plena de la nueva realidad y el inicio de una dinámica constructiva. Lo decisivo para salir de la crisis es auscultar bien la realidad, para poderla asumir y construir a partir de esta: aprender a auscultar y a auscultarnos mejor forma parte de la transformación en curso.

Y auscultar la realidad requiere escucharnos mutuamente, porque, sin escucha y atención, solo con ruido, no es posible ser sujeto activo de la transformación. Dicen que, cuando se acabó de montar la película Bailando con lobos, se preguntó a algunos sabios indios si se veían bien reflejados. La respuesta fue que sí, pero que había algún desajuste. Por ejemplo, en las deliberaciones, sentados alrededor del fuego, los que intervenían hablaban sucesivamente, uno tras otro. La pregunta de uno de los indios fue: ¿Cómo podéis decir que habéis escuchado a alguien si cuando ha acabado de hablar no estáis un rato en silencio? Solo escuchando bien, especialmente a aquellos cuya mirada no coincide con la nuestra, podremos tomar conciencia de los automatismos de nuestras respuestas y de los puntos ciegos de nuestra visión.

Transformados por la crisis, pues, significa que no solo debemos hablar de lo que hay que hacer y cómo hacerlo, sino que es necesario explicitar también cuáles son nuestras intenciones y nuestros propósitos, y hacerlo con autenticidad e integridad. Sin autenticidad e integridad será difícil explorar una salida adecuada, y será imposible llevar a cabo un proceso de transformación. Lo dijo una vez el CEO de Hannover Insurance, Bill O’Brien: el éxito de una intervención depende de la condición interior de quien interviene en ella. Los tiempos de cambio nos piden desarrollar simultáneamente nuestra capacidad analítica, nuestra competencia técnica y nuestra calidad humana. Aunque solo sea porque ya hemos visto lo que ocurre cuando grandes inteligencias son gobernadas por ideas, valores y actitudes mediocres y, a veces, directamente tóxicos.

Debemos decidir si queremos ser sujetos activos o pasivos de la transformación hacia la que nos empuja la crisis. Estamos todos invitados a participar en un diálogo tanto en tercera persona (nuestros análisis y diagnósticos sobre la realidad) como en segunda (qué tipo de relaciones profesionales, económicas e institucionales necesitamos para un mundo basado en interdependencias) y, también, en primera (desde el compromiso, con qué valores y propósitos actuaré y decidiré). Mirando hacia el futuro, difícilmente habrá buen liderazgo si no mejoramos personalmente y colectivamente la calidad de lo que planteemos tanto en tercera persona como en segunda y en primera. ¡Ah! Y no olvidemos que la última fase de toda crisis es la esperanza: esta es la que nos sostiene y da fortaleza para pensar que lo que nos pasa puede ser superado.

Àngel Castiñeira y Josep M. Lozano

(Artículo publicado en La Vanguardia, 26 de octubre de 2012)

Liderazgo adaptativo, Liderazgo empresarial, Uncategorized | , , , , , Deja un comentario Permalink

Innovar todavía es posible

Artículo publicado por autorización del autor

Aquí tenéis un artículo del profesor de ESADE Enric Segarra sobre empresa e innovación publicado recientemente en la Harvard-Deusto Business Review.

En innovación, no solo es el dinero lo que cuenta (aunque sí), sino que lo más importante es la capacidad de ver e imaginar lo que otros no ven.

Liderazgo empresarial | , , Deja un comentario Permalink

Sesión académica: El liderazgo de la innovación en la empresa

Aquí tenéis la convocatoria de la sesión académica que organizará la Cátedra de Liderazgos el próximo miércoles 20 de junio de 2012 en ESADE. Para inscribirse, enviar un correo a catlideratges@esade.edu. La sesión se impartirá en catalán.

Formación del liderazgo, Liderazgo empresarial | , , , Deja un comentario Permalink

Liderazgo emprendedor

Necesitamos individuos y organizaciones emprendedores o países emprendedores? El interés por la emprendeduría en la teoría económica o en la psicología fue tardío pero al final decisivo porque hoy sabemos que los emprendedores son los que tienen una visión innovadora capaz de transformar la economía. Crear algo propio, realizar nuestras ideas y proyectos, desarrollar una oportunidad a veces a pesar de la escasez de recursos, forma parte del pequeño milagro impulsado por los emprendedores. Por este motivo, expertos como H. Stevenson, profesor en Harvard, han estudiado el liderazgo emprendedor caracterizándolo como un estilo directivo particular, y han intentado trasladarlo a la formación de personas y empresas. Las escuelas de negocios de más prestigio del mundo incorporan hoy programas y cursos para fomentar el espíritu emprendedor. Y la mayor parte de gobiernos desarrollan políticas que favorezcan la innovación y la creación de empresas. Sin embargo, hay países que no han conseguido hacer crecer el emprendimiento. Los parques empresariales de Dubái, por ejemplo, tienen un puerto libre de impuestos, una legislación que favorece la plena liberalización del comercio y una elevadísima capacidad de atracción de empresas de todo el mundo. Esto hace de este país un importante centro de negocios mundial pero no un país emprendedor. Los centros de I+D de las empresas que hacen negocios en Dubái, permanecen en sus países de origen. Dubái ofrece un lugar más barato para hacer transacciones, pero no tiene clústeres innovadores. Los residentes extranjeros van a ganar dinero, están allá transitoriamente y luego retornan a su país de origen y allí siguen innovando. Peor aún es la situación del resto de países árabes donde la iniciativa empresarial y la innovación son prácticamente inexistentes. La traducción de libros es mínima, el número de patentes registradas prácticamente nulo, el analfabetismo tiene uno de los porcentajes más altos del mundo, la educación es sólo memorística, no hay investigadores relevantes y ninguna universidad está entre las 500 mejores del mundo. Igualmente, en la mayoría de estos países no hay libertad de expresión, ni libertad académica, ni transparencia gubernamental, ni libertad para las mujeres, y se restringen muchísimo los permisos de residencia a los extranjeros. Si, como nos dicen Collins y Moore, los emprendedores se mueven por el deseo de independencia, por la voluntad de rehuir las figuras de autoridad y las estructuras jerárquicas para ir a buscar la realización de sus ideas y proyectos, se entenderá por qué en estos países es tan difícil la innovación.

Dan Senor y Saul Singer (2009), Start-Up Nation

En su libro Start-Up Nation, Dan Senor y Saul Singer explican las razones por las que Israel, un país de 7,1 millones de habitantes, sin recursos naturales y rodeado de enemigos y amenazas, se ha convertido en el país con la intensidad innovadora y emprendedora más grande del mundo. En la jerga empresarial, una Start-Up es una empresa de reciente creación, asociada a la innovación y el desarrollo de las nuevas tecnologías y con grandes posibilidades de crecimiento. Pues bien, Israel es el país con la mayor concentración de Start-Ups del mundo, líder mundial en dólares de capital riesgo recaudados por cápita, con un importante liderazgo en la comunidad académica internacional y líder mundial en porcentaje del PIB destinado a I+D. Por este motivo, los autores la denominan una nación Start-Up.

Desde su creación, Israel descubrió las riquezas de la escasez y no le quedó otro remedio que apostar por el capital humano y los valores de la cultura del trabajo, la autoexigencia, la creatividad y la especialización en la calidad. En este caso, la innovación no fue fruto del azar, sino de la más dura necesidad. La adversidad alimenta el ingenio y el miedo a perder puede ser más fuerte y más movilizador que la esperanza complaciente de ganar. Por este motivo, del mismo modo que hay países que convierten todas las oportunidades en fracasos, hay otros que convierten las amenazas y dificultades en oportunidades. La pulsión vital para la supervivencia puede ser también pulsión para triunfar tanto a nivel personal como nacional. En el caso de Israel hay un cierto orgullo al demostrar que las ganas de superación y la permanente amenaza existencial puede ser una inmensa fuente de energía creativa.

Según los expertos, todas las empresas con éxito comparten un elemento en común, el hecho de explicitar un propósito central definido. Es decir, el conjunto de razones fundamentales de su existencia, más allá de ganar dinero. Israel ha desarrollado una estrategia similar a las de las empresas de éxito. Según la historiadora Barbara Tuchman, “Israel puede tener muchos problemas, pero también tiene una gran ventaja: un propósito común. Es posible que los israelíes no gocen de gran prosperidad… o de una vida tranquila. Pero tienen lo que suele perderse con la prosperidad: una motivación”.

Ahora bien, no basta con motivación e ideas para alcanzar la innovación. Hacen falta también una mentalidad orientada a la consecución de objetivos y la aceptación cultural por parte de las instituciones del país de la necesidad de asumir riesgos, de cuestionar lo establecido, de desafiar las convencionalidades. Israel es pequeño, pero piensa en grande. Trabaja con un enfoque global y ha penetrado en mercados alejados y exóticos. Tres preguntas obligadas: ¿Puede ser Catalunya un país StartUp? ¿Podremos llegar a tener un propósito común? ¿Tenemos suficiente coraje como para superar las adversidades?

Àngel Castiñeira y Josep M. Lozano

(Artículo publicado en La Vanguardia, 8 de junio de 2012)

Dimensiones del liderazgo, Liderazgo empresarial | , , , , , Deja un comentario Permalink