Narraciones empresariales

Lo que queremos plantear quizás no es una prioridad insoslayable. Pero tampoco nos parece un tema menor. Es lo que sostenemos en el título: necesitamos buenas narraciones empresariales, lo que presupone que necesitamos narraciones empresariales buenas.

Y las necesitamos, entre otro motivos, porque, sin un incremento de la iniciativa emprendedora y sin una mejora de la calidad empresarial, difícilmente podremos afrontar la salida de la crisis. Des de MacIntyre –cuando hablaba de la importancia de lo que llama los “personajes” para entender la cultura y los valores de una época– hasta a Gomà –en sus consideraciones sobre la ejemplaridad, cuando subraya cómo determinadas influencias resultan decisivas en la construcción de la identidad–, sabemos de la importancia de los referentes para configurar, reforzar y legitimar las formas de vida y las pautas de comportamiento en las que una sociedad se (re)conoce.

Stützen der Gesellschaft (Los pilares de la sociedad, George Grosz)

¿Cuáles son, hoy, nuestras narraciones empresariales más habituales? Pues, fundamentalmente, malas historias, que generan rechazo o animadversión: cierres, escándalos o prepotencias. Y las supuestas buenas noticias no pasan de ser platos precocinados en los gabinetes de comunicación o, simplemente, hagiografías, escritas para más honra y gloria del protagonista, incluso cuando se explican algunos de sus episodios menos emblemáticos. Pero no abundan, ni vamos sobrados de ellas, las historias empresariales que puedan convertirse en referentes públicos.

Y la causa de ello no es que no existan. Simplemente, no forma parte de nuestras prioridades disponer de historias empresariales de referencia y divulgarlas. Historias que muestren plurales posibilidades de éxito. No nos referimos al habitual concurso sobre quién tiene la cuenta de resultados con más ceros. Nos referimos a historias reales, con sus altibajos, su complejidad, su red, sus prioridades, sus ambigüedades, sus iniciativas… Historias que permitan entender mejor la realidad empresarial (no reduciéndola al simplismo de explicar cómo se han ido engordando las grandes multinacionales) y, sobre todo, que ayuden a situar en el imaginario colectivo el papel clave, decisivo, fundamental, imprescindible, de los (buenos) empresarios y las (buenas) empresas.

Y esta necesidad de buenas historias empresariales debe ir acompañada de una reflexión sobre una cuestión a la que no ponemos suficiente atención: el perfil habitual de los personajes que representan empresarios en las series de televisión (y en las públicas, concretamente). Por decirlo de una forma más coloquial: invariablemente forman parte del elenco de malos de la película. Las prácticas, los valores, las actitudes y la mentalidad (tanto en lo referente a su vida profesional como a su vida privada) de los personajes empresariales de las series de ficción suelen ser de lo más menospreciables. Si otros grupos sociales a los que la corrección política obliga a tratar con una cura exquisita recibieran el trato que tienen los empresarios en las series de televisión (pública), la movilización de denuncias y protestas sería colosal. No negamos que existan buenos motivos por los que los personajes empresariales sean así. Solo decimos que no existe ningún motivo para que solo sean así. Ni tan solo mayoritariamente así.

De la crisis, no saldremos repitiendo a diestro y siniestro lo mal que está todo y lo dura que es la crisis. Saldremos de esta mediante una movilización responsable, que requiere polos de atracción. Y uno de estos polos de atracción es, sin duda, la difusión de buenas historias empresariales.

Àngel Castiñeira y Josep M. Lozano

(Artículo publicado en El Punt/Avui, 25 de mayo de 2012)

Related posts:

Liderazgo empresarial | , ,

Una Resposta a “Narraciones empresariales”

  1. Josep dice:

    Me ha gustado el Blog, lo seguiré.

    El Liderazgo Òmnium, fantástico, me ha cargado las pilas, muy muy bueno, me he identificado en su totalidad.

    Enhorabuena.

Deja un comentario

El email no se publicará

*

*

*

You can use these tags and attributes HTMl: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*